Blog de NLigeia

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Ab aeterno

Escrito por NLigeia 09-07-2017 en nligeia. Comentarios (0)

A pesar de los disparos certeros 

y el dolor camuflado en sonrísas, 

cada minuto a su lado tenía la facilidad de convertirse en magia. 

El tiempo y las palabras no fueron buenas compañeras, 

pero nunca un silencio gritó tan fuerte un:

te he necesitado tanto.》 


Que quizá me costaba mirarte a los ojos 

por miedo a que me dijeran la verdad,

pero la verdad era 

que eras tú quien veía cuando cerraba los ojos.


Y no sé si será la banal idea de un amor

o simplemente la historia de dos suicidas.


Que cuando me cogías de la mano 

se me aceleraba el corazón 

y eso era señal de que estabas ahí,

quizá intentando acomodarte o luchando por salir.


Las incognitas siguen aquí 

por tu miedo a preguntar 

por mi miedo a no saber contestar. 

Por miedo a no saber ni yo la verdad.

Por ahora nos queda seguir llevando las flores 

a cada lugar que nos vio plenas, 

para así nunca olvidar que ante todo lo malo, 

ante todo lo bueno, 

ante cada ausencia, 

ante cada abrazo, 

ante cada enfando sin sentido edulcorado por una lucha de egos, 

ante cada sentimiento estimulado y besos ya no tan a escondidas, 

ante todo 

y ante nada, 

fuimos reales.

Ganarte es perderme

Escrito por NLigeia 09-01-2017 en nligeia. Comentarios (0)

Podría quedarme, aceptar las reglas del juego y apostar, sin importar si ganar o perder. Quizá luchar para aguantar para luego, finalmente, llegar al mismo final, agachar la cabeza y huir del juego. 

Esconderlo al fondo del cajón para que un día buscando otra cosa aparezca  y nos autoengañamos para pensar que no se nos daba tan mal. Adoptamos otra posición, volvemos aprender y aceptar las reglas. Ganamos, perdemos, ganamos, y... volvemos a perder. Fin de la partida, aunque las vidas son infinitas el daño es real. 

Podría quedarme, aceptar que el azul no es nuestro color, pero entonces... ¿que sería del mar? Aceptar que mi cama no es hogar y que la noche es joven. Podría quedarme en este frío que hemos creado y no salir de él nunca más. Podría congelarme a tu lado y ser feliz. Podría seguir fingiendo que no nos necesitamos cuando yo me consumo por verte y tú no dejas de mirarme.

Podría quedarme, aceptar las reglas del juego y apostar. Podría quedarme y seguir fingiendo que sé jugar, que acepto las reglas y que he ganado.

Podría marcharme, aceptarme y no dejar de ser azul ni de buscar el mar. Salir del frío que finge abrigar y abandonar la partida por mi bien.

Quizás no fuera Madrid

Escrito por NLigeia 05-12-2016 en nligeia. Comentarios (0)

Quizás corríamos cuando sólo teníamos que andar

y disfrutar de las vistas. 

Quizás aquellas cervezas estuvieron de más

y la gente de alrededor no se fijó en nosotros. 

Quizás la ciudad no brillaba por la compañía 

que dos soledades se hacían. 


Quizás el frío no estaba fuera

y es quién se ha llevado el calor. 

Quizás sólo sea el borroso recuerdo de alguien somnoliento

que anhelaba un poco de atención. 

Quizás no sería por ti, 

o quizás no sería por mí, 

no sería el momento, 

o simplemente, 

no seríamos nosotros. 


Quizás con la niebla, que ahora habita en las calles,  

no supimos donde acaba el camino 

y nos precipitamos al final sin leernos el guión. 

Quizás los bares ya no recuerdan nuestras risas, 

o nuestros intentos de hacerlo en cada portal. 

Quizás la noche ya no nos recuerda y el metro estará cerrado. 


Quizás tu cama nos extraña y pregunta qué habrá pasado. 

Quizás no estamos hechos para candados sin llaves. 

Quizás el puente que nos unía se derrumbó. 

O quizás fue que no se trataba de Madrid.

Renacer

Escrito por NLigeia 19-04-2016 en nligeia. Comentarios (0)

Cuando el fin está cerca

es normal que te tiemblen las piernas, 

es innato en cada alma temer a lo que viene

después de la más dura y cruel devastación.


La fecha de caducidad 

está a punto de cumplir su plazo estipulado

y esta vez, 

no me apetece pudrirme.


No hay nada planeado,

sólo huidas,

como siempre, 

huidas de autoengaño,

que no sanan

pero hacen la muerte menos agónica.

La última gran fiesta,

el último momento de libertad fingida.


Renacer


Nunca abandonar.

Que no lo hago por salvarme,

que sólo busco salvar,

que sólo busco encontrar,

o encontrarme

en cualquier mirada que mire sin buscar.

Sin haber querido jamás encontrarme.


Desconocer y volver a aprender

lejos de <<mi>> lugar.

Lugar del que deseaba escapar

y temía por quedarme y perdurar.

Hija de Neptuno

Escrito por NLigeia 15-03-2016 en nligeia. Comentarios (0)

Yo que nunca supe bailar ansío más que nunca que vuelva la música, al mundo o a mí, porque al corazón también le duele latir fuera de compás, porque a la razón también la enloquece la ausencia de bemoles, porque aunque te escondas la vida te persigue y por ello la música no debería cesar.

Quizás empiece con unos pasos sencillos, dejando los miedos muy lejos de mi calle, dejando los recuerdos en el pasado, que es su sitio. Dejando personas que me aferraban a la idea de alguien que ya no está, que ya no estoy si no es para mí. Para mí que cada día me conozco menos y sigo levantándome sin aclarar quién soy o que me hace no ser.

Vuelvo a huir, aunque sé que fracasadamente el lugar esta vez no me salvará. No sé cómo actuar, la gente espera de mí lo que ya no sé ni dar. Ya no hay refugio que me dé la calma, ya no hay silencio, ni sentimiento. Solo queda ausencia a mi alrededor que aviva a la de dentro. No quedan buenos gestos, ni vicios que no me tienten acabar con las noches. No quedan risas, solo rencores que me detonan aún más. No queda lo bueno, solo quedo yo, que al igual que un imán repelo toda felicidad. Océano en calma, que sin saberlo, conduce a todo barco a un desafortunado final.

Hija de Neptuno, perpetua soledad.

Juro que lucho día y noche pero la tormenta siempre parte el mástil,  tanto que la axfisia ya es hogar. Tanto que en la abismal oscuridad encuentro el calor. Huyo. Vuelvo hacia arriba y busco el sol. Vuelvo a perderme y alguien me rescata, me cede su barco y como una triste y agotadora burla vuelve la tormenta.

No busco solución porque es mi suerte. Busco tierra donde plantarme cara a cara con la vida, quiero agarrarla por la cintura, que una suave melodía comience a sonar y verme allí, en el sitio que me deja ser, bailando los más bellos pasos al compás de la mejor música que se haya atrevido a deleitar a Viena, y así, aunque las tormentas duren, mantenerme en tierra para no dejar nunca de bailar.